On the road with the show (I)

Una de las preguntas frecuentes que me hacen cuando digo que estoy trabajando en el Reino Unido es “¿Qué tal con el coche?” Redactaré por tanto una serie de entradas con consejos del estilo de “Cómete el pollo Andreíta” (asertivo) o “No juegues con fuego que te haces pipí en la cama” (de causalidad) pero versión volante entre las manos.

Comentar antes de nada que una vez que te quitas el miedo inicial de empezar a conducir en el Reino Unido, y suele durar poco, empiezas a arrepentirte seriamente de una cosa: en algún momento tendrás que volver a conducir en España.

Para comenzar os diré que los coches aquí los venden con intermitentes de serie a diferencia de lo que ocurre en España que parece ser que es un extra y de los caros. Una vez los activas, el tráfico circundante advierte tu intención y actúa acorde a lo establecido en el código de circulación. Palabrita.

Ejemplos. Basados en (repetitivos) hechos reales:

* Carretera de un carril para cada sentido: Vas a abandonarla por la derecha (si no te has hecho un lío de los gordos, deberías estar conduciendo por la izquierda) Pones el intermitente. El coche que tienes detrás empieza a separarse dejando una estupenda distancia de seguridad mientras que el camión que viene de frente, si ve que hay mucho coche a tu espalda, levanta el pie del acelerador y te da ráfagas para indicarte que da tiempo a que abandones la carretera.

* Incorporación a una calle principal de doble sentido con mucho tráfico: Tanto, que el atasco es como el de José Coronado antes de descubrir el Activia de Danone. Quieres ir a la derecha, pones el intermitente y el coche del carril al que te vas a incorporar no avanza para dejarte hueco una vez que el tráfico que viene por tu derecha permita incorporarte. Nadie pita.

* Autopista: Vas en el carril central detrás de un camión que a su vez está adelantando a otro. Quieres incorporarte al carril rápido pero vas a 50mph y el tráfico en el rápido tira a 70mph (y más, pero no quiero ser acusica). Pones el intermitente de serie y en menos de 10 segundos te están dando ráfagas para indicarte que te incorpores y que le des zapatilla.

Como no, te encontrarás cabestros al volante pero en mucha menor proporción que en las carreteras españolas.

IMG_2805
Too much info sometimes.

Consejo a futuros supervivientes. Si en el trabajo te dan a elegir entre traerte el coche de España o recibir uno de empresa, personalmente me decantaría por esto último. Acabarás pagando unas tasas que pueden parecer prohibitivas (estoy hablando de un pellizco de unas £100/200 al mes en función de la cilindrada) pero:

Te olvidas de:
– Pagar un seguro nada barato si no puedes demostrar que has conducido por el Reino Unido durante cierto tiempo.
– Estar al corriente y pagar el M.O.T. (la ITV versión té con pastas)
– Pagar las revisiones periódicas y recambios derivados del desgaste diario.

Además de las ventajas de:
– Tener el volante a la derecha (sí, es una ventaja. Sigue leyendo)
– El velocímetro viene en millas por hora, curiosamente como en las señales de la carretera.

Asegúrate que puedes hacer un uso personal del vehículo en fines de semana y si es así, te diría que ni te lo pensases.

Lo del volante a la derecha parece una tontería pero en ocasiones el cansancio puede jugar en contra de tu concentración y parece que no, pero en los cambios de dirección vas a situar el coche de manera natural a la izquierda.

Si traes el coche de España no te apures. Abre los ojos como un búho y entrena tu triple axel combinado con una pirueta en “Y” porque lo vas a necesitar a la hora de coger un tíquet de aparcamiento.

En todo caso, si ves escrito en la carretera algo así como “MOTS” cámbiate al carril de la izquierda si es seguro hacerlo (menos seguro será no hacerlo) pues realmente significa “SLOW” y lo estás leyendo por el ángulo incorrecto (¡ejem!)

Comparte esta entrada si echas de menos a José Coronado o ejecutas triples axel en el coche.

VOCABULARIO:

– “Hazard lights” = Luces de warning. Ahí queda eso.

– “I’m afraid the engine won’t start, Charlie. Why don’t you keep on trying?” = Trata de arrancarlo, Carlos. ¡Trata de arrancarlo! ¡POR DIOS!

Advertisements

5 thoughts on “On the road with the show (I)

  1. Jajajaj… Que arte!… Ejem… Voy hacer algunas gestiones internas para asegurerme que en el rentacar en el que trabajo metan en la “black list” a cualquiera que pudiera seguir alguno estos consejos… Claro que como bien dices, aquí en España, siempre será peor: entiendase, carreras ilegales locas tipo “Comadreja & Piker” por Argüelles…

    Vocabulario: “black list”: relación de personas muy peligrosas para la integridad del negocio, de si mísmas y de los demás.

    Like

    • ¡Uy! Lo que me ha dicho el Sr.Lobo… No, si ahora dirás también que hicimos un “simpa”. ¡Gracias por aportar vocabulario! ¿Encajaría (presuntamente) un individuo con un patinete eléctrico desbocado arramplando con el mobiliario de una oficina… en una cabrona “black list”?

      Like

  2. Pablo! Acabo de descubrir tu blog, la verdad que muy divertido y sobretodo muy interesante el enfoque a posibles candidatos a venir. A ver si conseguimos popularizarlo para que le llegue a quien le puedas ayudar con sus dudas.
    Solo apuntar como otra ventaja de tener el volante a la derecha… El tema adelantar. Adelantar en Inglaterra con el volante en la izquierda puede hacer que seas el último en enterarte que efectivamente venía uno de cara y que la maniobra ha sido un error. El último, probablemente.
    Un abrazo!

    Like

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s