Sarcasm as a second language

Cuando te notas suelto en el idioma como para pedir comida en un pub sin tener que señalar la carta, es hora de dar el salto al sarcasmo. A finales de 2013 cambié de tercio profesional y abandoné España para buscarme un futuro en el Reino Unido, cambio que afortunadamente me ha aportado cosas positivas (no exento de esfuerzo y sacrificio). Sigo rodeado de vacas y entes cornudos como estaba acostumbrado pero con la tremenda ventaja que aquí las cotorras, no se compran sus propias pipas.

Como se puede comprobar, otra ventaja ha sido la de poder exportarme el sarcasmo ya que aquí se aplica bastante y valoran a la persona que lo habla y sabe reaccionar a él. Los británicos (al menos ingleses y galeses) son los primeros que se ríen de sí mismos así que no te ofendas si lo ponen en práctica contigo. En ocasiones lo usan no con buenas intenciones y en ese caso propongo 2 maneras de salir de él airoso:

A) Pedir eternamente aclaración sobre lo que intentan comunicar pues temporalmente has dejado de entender inglés. Intenta que se note que tu sonrisa es más falsa que la promesa de un político y llénala de regocijo.

B) Darle a tu interlocutor de su propia medicina aludiendo a una de sus múltiples debilidades pues de éstas tenemos todos.

Así por ejemplo, un día estaba manteniendo una conversación con una colega de trabajo mientras que un tercero que estaba pasando datos a ordenador saltó:

– “Maldita sea. Hay un tal P.F. que parece no haber entendido el protocolo de registro de patologías

Habida cuenta que de los 10 trabajadores de la planta que registrábamos patologías, sólo mi nombre comenzaba con dichas iniciales, acepté a entrar en su juego:

“Igual hay que darle nociones básicas a ese tal P.F. para que al menos sepa aplicarlo. Ya sea bien o mal.”

La cosa empezó a escalar:

“Dudo que sirva de nada si ese P.F. no sabe ni quién es él”

Así que opté por salir por la tangente y dejar de entender su idioma. Para esto, recomiendo no usar “Sorry” pues parece que estás pidiendo perdón. Usa mejor “Come again?“, “I didn´t get that, could you rephrase it for me?” de manera indefinida.

Pardon? I can´t understand you with my bullshit filters on (Sarcasmo tipo A)
Pardon? I can´t understand you with my bullshit filters on (Sarcasmo tipo A)

En otra ocasión me la soltaron trabajando en una granja y opté por la opción B o dar de su propia medicina. Estaba realizando un trabajo repetitivo con muchos animales y el ganadero se me acercó sonriendo:

“¿Sigue trabajando Rowan en la clínica?”

“Sí, sigue en el equipo”

“¡Ah! Es que él sí que es rápido en esta tarea” (Gancho de derecha)

“Rowan como es experimentado puede elegir ir a granjas que no están a rebosar de mierda y estará ahora en una de ellas” (Bloqueo) Fundamental no dejar de sonreír, dejar una pausa para que lo mastique y acto seguido aludir a alguna debilidad, en este caso la incorrecta identificación de algunos animales y su implicación legal.

“Estoy convencido que sabe que todos los animales en su granja deben llevar al menos dos crotales, ¿verdad? Porque cuando dentro de 72h envíe el informe al Ministerio debo certificarlo.” (Uppecut a la contra)

El K.O. técnico se consigue ofreciendo ayuda para solventar esa debilidad sin dejar de sonreír.

Que estos ejemplos no te hagan pensar que el sarcasmo es malo, pues en la inmensa mayoría de ocasiones lo oirás en historias o chistes que les imprimirán más sabor y añadirán a éstos el genuíno humor británico.

Un gesto de aprecio al sarcasmo descarado me lo encontré en mi último día de trabajo en el matadero (en la entrada “De cuchillos, sangre y policía” encontrarás algo de esa época) pues le comenté delante de todo el equipo a uno de los trabajadores ingleses básicamente que “su tocada de huevos había ido más allá del deber, pero que se lo agradecía sinceramente porque sabía que lo había hecho por mi bien.” Pues este hombre no optó ni por la opción A ni la B, sino que me arreó un inmenso y sincero abrazo a modo de agradecimiento. Y es que a los británicos les va la caña.

Comparte esta historia si sigues señalándole al camarero las comidas en la carta del VIPS cuando celebran la semana alemana o si le pondrías un par de crotales a quien te come pipas en el puesto de trabajo.

VOCABULARIO:

– “I might join you later” = No pienso salir de casa a no ser que se esté incendiando.

– “Not to worry, mate” = Tío, no lo voy a olvidar en la vida.

 

Advertisements

9 thoughts on “Sarcasm as a second language

  1. Eres genial. Demuéstraselo a todos esos y sigue regalándonos un poquito de tus experiencias. Me gusta tu blog

    Like

  2. Acabo de descubrir tu blog gracias a un comentario que hiciste en bristoleños, aparte de darte la razón en cuanto a que no se puede generalizar con los ingleses y su frialdad, (conmigo desde luego se portaron genial) tengo que felicitarte porque me he reído mucho con tus posts, eres genial escribiendo Pablo! Suerte por esos bonitos lares!

    Liked by 1 person

    • Hola Esperanza!
      Disculpa que haya tardado tanto tiempo en contestarte. Antes de nada, darte las gracias por tu tiempo, no sólo en leer el blog sino en dedicarme un comentario tan positivo.
      No sabes cómo me alegra leer que se portaron genial contigo. Ellos son como son y dan lo que reciben, así que estoy convencido que tú pusiste de lo tuyo. Si quieres compartir alguna experiencia, te animo a que lo hagas. Ya sea en comentario o abrimos una entrada, siempre que pueda aportar alguna pista a potenciales aventureros.
      De nuevo gracias por tu atención y espero que en general, se te siga tratando genial.

      Like

Deja un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s