Mike-6 NBQ

Cuanto más deseas una cosa, más parece costar conseguirla. Ese lluvioso día deseaba poner tierra de por medio pero fue esta misma la que me retuvo. Mi coche se quedó atascado en el barro. Ni la primera con dulzura, ni la marcha atrás con esperanza. En cada intento además el coche patinaba preocupantemente hacia un terraplén que acababa en el campo preferido de un toro de unos 800kg. El mismo que pacientemente me observaba pensando: “Dame una oportunidad tío, que verás que rápido te saco yo.”
Salía de una ganadería en la que, por motivos de bioseguridad, les había comunicado una restricción de movimientos para sus más de 500 cabezas al menos para los siguientes 4 meses. Noticia pocas veces bienvenida por parte del ganadero. Por tanto quería desaparecer de allí pero no era buena idea hacerlo bajo tierra o propulsado por un testarazo vacuno. Saqué el móvil de empresa para pedir ayuda pero no había señal. Misma suerte con el mío personal. Tocó volver a la granja y solicitar auxilio para salir del marrón (literal). Trajeron un tractor y sacaron mi coche de la trinchera improvisada. Mientras huía, pensaba en las posibilidades de quedarme atascado en esas carreteritas a las 5am sin cobertura de móvil y sin tractor a 2 millas a la redonda.
Esa semana me dio por comprobar la cobertura de los repetidores de señal de radioaficionados y sorprendido por la misma acabé escribiendo a varios clubs de la región y zonas colindantes. Un club de Gales se puso en contacto conmigo y no solo me explicó detalladamente cómo sacar la licencia sino que me ofrecía clases y material de estudio de manera gratuita. Había gato encerrado pero qué mejor que un veterinario para liberarlo. Así que acudí a su reunión quincenal preparado para ser sorprendido. Y efectivamente me sorprendieron: por su cálida acogida, ilusión de tener a un español mostrando interés por esa afición en tierras galesas y por su edad media. Seamos honestos. En tiempos de la tecnología 2.0 y de la fibra óptica, en la que con arrancar una aplicación gratuita del móvil haces videoconferencia con Australia en 10 segundos, ¿quién se interesa en obtener una licencia para acabar sintonizando una emisora y contactar en abierto con otro loco de las ondas? Por lo que pude comprobar no muchas personas nacidas a partir de 1940. Ellos querían sangre fresca y yo quería mi título de radioaficionado. Me quedé.

IMG_5567
Sólo 7 voltios y 5 vatios para buscar más oportunidades de ser rescatado en 30 millas a la redonda.
Dan, mi contacto, me presentó a la pandilla. Un grupo que de no ser por las canas los hubiese confundido con unos boy scouts por la ilusión, energía y por el brillo de sus ojos cuando me explicaban sus propias experiencias en las ondas. Tuve un momento de pánico pues me vi rodeado de varios chiquillos canosos hablándome a la vez mientras el más joven, equipado con un audífono, estaba en la consola que tenía a mi espalda intentando entrar en contacto a grito pelado con un radioaficionado francés.
Alistair saltó de entre la multitud, me agarró del brazo y me liberó de la turba mientras me señalaba con su mano temblorosa diciéndome que en 2 semanas me presentase al examen práctico que incluía el código Morse pues él me podía dar clases durante ese fin de semana.
“¿¿En dos semanas??” – Pregunté mirando el ritmazo que tenía su mano.
“Sí. Eres veterinario, por lo tanto tienes que ser inteligente”
Menuda deducción pero qué demonios, me lo tomé como un reto más que como un cumplido y acepté.

Punto, punto, raya, punto... puta raya que rallao acabo yo. Punto final.
Punto, punto, raya, punto… puto punto. Rallao voy a acabar yo. Punto final.
Temía que con su temblor de manos acabase yo transcribiendo el Aserejé de las Ketchup en vez del mensaje que pretendía transmitirme pero sorprendentemente su temblor paraba en el momento de posar la mano en el transmisor. Y me enseñó a leer código por el sonido de palabras enteras y no por la rápida transcripción de puntos y rayas. No se trata sólo de eso, sino de reconocer ciertos dee-dah-dah-dee-dit de los que consta un lenguaje protocolizado. Del mismo modo que cuando alguien nos dice “Hola” no pensamos en las letras que componen dicha interjección.

Así que me presenté al examen y cuando me comunicaron mi aprobado sentí un inmenso alivio, no por estar más cerca de mi título sino por no haberles defraudado.

Semanas después recibí mi certificado con el indicativo: M6NBQ. Ni que decir tiene que desde lo tengo, ¡no me he vuelto a atascar en el barro!

Comparte esta historia si también tienes aficiones que te mantienen joven como cualquier chiquillo con canas o si de vez en cuando dee-dah-dah-dee-dit.

VOCABULARIO:

– “Almost buddy, well done! Just pay attention this time” = No sólo no has dado ni una sino que te has inventado una nueva letra.

– “I hear what you´re saying” = No tengo ni idea de lo que acabas de decir.

On the road with the show (V) – Diversion

Una tilde.

Una simple tilde en esa triste “O” y te arreglarían la vida en las carreteras británicas. Pero no es así y la DIVERSION ([daiver-shn] o Desvío) se queda como tal y muy alejada de cualquier posible fuente de diversión.

Tira a la izquierda. Verás que risas, corazón.
Tira a la izquierda, corazón. Verás que risas.

Aunque para diversión, la de esta gente poniéndole simbolitos a las señales de dirección. ¿Te has preguntado alguna vez qué hacen un cuadrado o un triángulo en las indicaciones a cualquier población? ¿No? Pues ¡ea! pega un bote en mi coche que vamos de ruta y te explico.

Divertido o no, eso implica una diversion
Divertido o no, eso lleva implícito una diversion

Comentaba en otra entrada la facilidad con la que británicos te organizan unas obras en las carreteras al estilo “top manta”. Veamos. Vas de buen rollete circulando por una carretera aparentemente en buen estado y el camión que va delante tras pegar un frenazo empieza a vomitar tíos con cascos y chalecos reflectantes y haciendo ¡plas! te llenan la carreterina de conos y semáforos en nada de tiempo. En ocasiones se les va de las manos y en vez del “top manta” te acaban montando el número del “islote Perejil”, cabra incluída, o lo que ellos denominan: major road works. Esto implica normalmente un corte total de la carretera y que te tengas que buscar la vida tirándote por las carreteras vecinas en el mejor de los casos o tirándote de un puente si esto ocurre en hora punta.

Pero por muy caótico que parezca no todo está perdido. A no ser que sean unas obras de emergencia, con antelación se habilitará una ruta alternativa que viene identificada con aquellas figuritas geométricas que os comentaba antes y algunas más. Éstas son: triángulo, cuadrado, círculo y rombo de color negro y sobre fondo amarillo. Ojo que las mismas pueden ser sólidas o sólo su contorno considerándose diferentes entre ellas. Así que si no me fallan las cuentas tenemos 8 símbolos diferentes.

Así por ejemplo y siguiendo el esquema 1 que me acabo de montar en MS Paint (lo juro) te diriges de a hacia d, pasando por b y c pero te chafan este último tramo (b-c). La alternativa es ir a z y de ahí bajar a c para finalmente llegar a d.

Nada de hipotenusas aunque no descarto catetos.
Esquema 1: Nada de hipotenusas aunque no descarto la aparición de algún cateto

¿Verdad que antes de explicar nada lo has visto? En b te indican que sigas el círculo para llegar a c y el cuadrado para llegar a d. En el tramo alternativo b-z-c coexisten ambas rutas y así se mostrará en las señales.

Las redes de rutas alternativas son más complicadas que eso y las obras en carretera bastante abundantes, de ahí que tengan que usar hasta 8 símbolos diferentes para no hacer un lío monumental en rutas que se solapan. IMPORTANTE: En estos casos sigue el simbolito en cada cruce, rotonda y población y olvídate de lo que te indique el GPS pues el tío agonía tiende a llevarte hacia la carretera cortada una y otra vez. Se te indicará cuándo dejar de seguir los simbolitos cuando pases la señal de “DIVERSION ENDS

Solape de desvíos a la izquierda y todo un puntazo si sigues recto
Solape de desvíos a la izquierda y todo un puntazo si sigues recto

Pues mira, después de esta explicación casi empiezo a pensar que puede haber algo de diversión si caes en la cuenta que para llegar a tu destino tienes que seguir las señales al estilo Pulgarcito pero que en vez de piedras blancas o migas, lo haces siguiendo triangulitos.

Por aquí la entrada de las obras en las carreteras y los semáforos portátiles: Traffic lights

Comparte esta entrada si tú cuando ves el cartel de “Diversion Ends” te preguntas que en qué momento llegó a comenzar la diversión o si tú en vez de leer “tirarte por la carretera vecina” has leído otra cosa merecedora de llevar dos rombos sólidos sin fondo amarillo.

VOCABULARIO:

DIVERSION = Ausencia de diversión.

– “To smell a rat…” = Olerte que van a cortarte tu carretera favorita al ver cómo figuras geométricas están invadiendo sus señales habituales.

Vacauxiliar de servicios

Hoy vengo a desmontar un mito vacuno. En general y sobre todo debido a dibujos/ilustraciones, dices que vas a visitar una ganadería y la gente se figura al veterinario en pijama impoluto con el fonendo al cuello, estando de buen rollo con un ganadero con peto vaquero y sombrero de paja, con 4 vacas al fondo recién lavadas y enseñando incisivos debido a su inmensa sonrisa.

Puede ocurrir, cuidao. Pero no es lo normal.

Primero: Los rumiantes no tienen incisivos superiores. Así que si a uno le da por sonreir, la sonrisa es cuanto menos desconcertante. No sólo eso. Si arruga el labio superior lo más seguro es que sea debido al “reflejo de Flehmen” que facilita la mejor recepción de feromonas en el órgano vomeronasal o de Jacobson. Si hacen esto es posible que hayan localizado una hembra en celo y si no hay hembras cerca, echaos a temblar.

Segundo: Las vaquitas son muy monas no lo puedo negar, pero dan mucho trabajo como para tenerlas de animales domésticos. De ahí que su principal destino sea la producción y para que ésta sea rentable el número de animales en una granja tiene que ser considerablemente superior a 4. Son grandes y el espacio muchas veces limitado. Cuando te reunen unas 500 cabezas para leerles el crotal* y aplicarles un par de inyecciones a cada una, el pelotu que se forma en la manga no le tiene nada que envidiar al primer día de rebajas en los grandes almacenes. Además no levantan la patita para pedir permiso para ir al baño pues ahí mismo van dejando lo que les sobra. Esto nos lleva al siguiente punto…

Tercero: El veterinario en pijama queda bonito en la tele pero para lidiar en el exterior, debes llevar ropa impermeable. Incluso en verano. Visitar diferentes ganaderías identificando enfermedades infecciosas requiere una atención extrema en cuanto a bioseguridad se refiere. Y después de las visitas hay que lavarse y desinfectarse. Pijamita molón descartado. Además las salpicaduras de producto vacuno no lechero son bastante comunes y en ocasiones abundantes. Y el ganadero corre la misma suerte.

* Crotal = ese pendiente con unos 12 números cuyo “3” se convierte en un “8” si su mitad izquierda está cubierta de mierda

"Sí doc, tengo crotal y para leerlo me vas a tener que retirar el pelo de las orejas. Vamos, ¿a qué esperas?"
“Sí doc, tengo crotal y para leerlo me vas a tener que retirar el pelito de las orejas. Vamos, ¿a qué esperas?”
Si ya os hacéis a la idea del cuadro, entenderéis mejor el momento de “¿Qué narices hago yo ahora?” vivido en una ganadería en Gales.

7 de la mañana. Llevo 1h bajo la lluvia en una manga sin ningún tipo de resguardo. El ganadero a mi derecha atrapando a los animales en la salida de la manga para que en un lapso de 10-15 segundos yo sea capaz gritar el número del crotal (mi asistente se resguarda de la lluvia en un cobertizo a 20 metros), palpar la piel, hacer 2 marcas con una peladora eléctrica, medir el grosor de la piel, aplicar 2 inyecciones diferentes y comprobar que han sido correctamente inyectadas. Y no se quedan quietas, así que hay que hacer fintas para ir al sitio correcto y no exponerte a ser atrapado entre animal y hierros de la manga pues los codos, lamentablemente, tienden a flexionarse sólo para un lado.

Según se van liberando los animales, éstos se quedan sueltos alrededor tuyo y su instinto hace que se vayan lo más lejos del jaleo. No es raro encontrarte con una descarada que por inocencia o caradura se queda cerca y empieza a oler el equipo, darte testarazos para que le acaricies detrás de la oreja, darte lametones o intentar comerse tu capucha a tirones con el consiguiente riesgo de desestabilización y derribo. Al ganadero esto le parece hilarante y no hace por quitarla. He de admitir que tampoco me molesta pues al acariciarles la cabeza, se quedan relajadas cerca de la manga y encuentro menos nerviosismo en aquellos animales que aún están en la manga.

"A ver Primorosa, que estoy trabajando y yo soy serio."
“A ver Primorosa, que estoy trabajando y yo soy serio.”
Pues en esas estaba, sujetando con el sobaco izquierdo la peladora pues con la mano izquierda agarraba una de las jeringas y con la derecha le aplicaba la otra haciéndo así el número de Rocky Balboa fintando y golpeando vacas pero éstas vivas. Una de las “vacas auxiliares de servicios veterinarios” mostrando curiosidad por mi equipo ordenadito en una bandeja cerca de la acción y la cual, antes de poder hacer yo nada, veo como le mete un hocicazo y me vuelca todo su contenido en un charco de material diverso. Y la vaca cariñosa de mi lado que, no contenta con sólo lamerme, intenta montarme.

"Voy a echarle un cable con sus cosas al de la vaca en los hombros, que lo veo ocupado"
“Voy a echarle un cable con sus cosas al de la vaca en los hombros, que lo veo ocupado”
Pues sin poder separar el brazo izquierdo del cuerpo a riesgo de dejar caer la peladora eléctrica en un charco, me agarré al estilo T-Rex al lateral de la manga, con una vaca en los hombros e intentando no pincharme con las jeringas mientras le daba ganchos de derecha en el mentón para que desistiese de sus intenciones, mientras mi equipo auxiliar yacía en el fondo de un charco. A esto que pasa la mujer del ganadero con una bandeja con bocadillos de salchicha y me dice sin mostrar sorpresa: “Coge uno”. Le indico que me encantaría pero que si por un casual no se había dado cuenta, tenía a una de sus vacas sobre mis hombros intentando placarme en ese momento y me responde: “Sí, eso lo hacen cuando están en estro. ¿Coges uno o eres vegetariano?”

¿Y qué otra cosa podía hacer yo? Pues cogí uno.

Comparte esta entrada si tú la única sonrisa vacuna desconcertante la encuentas en los quesitos de la vaca que ríe (fijaos bien, por favor) o si no puedes evitar hacer Flehmen cuando tu órgano vomeronasal se vuelve majara al detectar chorizo criollo.

VOCABULARIO:

– “Bulling“= Acción de montar cuando una hembra está en celo o detecta el celo de otra hembra

– “Bullying“= Acoso

– “Vet harassment“= Bullying por bulling

 

El veterinario apurado – Recopilatorio

¡Me ha pillado el toro! Aunque afortunadamente esta vez estoy hablando de manera metafórica. Los habituales sabéis que suelo publicar con una frecuencia determinada pero también confieso que me dejo liar con facilidad y además hemos tenido un dulce parón en Semana Santa.

Un segundo de bajar la guardia y la tienes liada
Créditos para http://www.whatsmeme.com

Ya habéis sido varios los que me habéis tirado cariñosamente de las orejas por no actualizar el blog así que en vez de publicar a lo loco, mientras preparo una nueva entrada, prefiero hacer un recopilatorio de temas que hemos hablado y que espero sean de utilidad sobretodo para los nuevos suscriptores/seguidores.

Algunos temas tratados:

Características sobre la conducción en el Reino Unido:

Generalidades

Rotondas

Aparcamientos

Semáforos

¿Pensando en emigrar al Reino Unido? Algunos consejos:

Idioma. Recursos para hacer oído

No dejarse intimidar por el idioma. Sarcasmo.

¿Primer trabajo? Inscripción en la “Seguridad Social” británica

Sonríe. Estás siendo grabado

De compras

Porque no sólo Londres está en Inglaterra:

Skipton. Bolton Abbey

Y sí, porque a veces el “me ha pillado el toro” es literal:

Rodeo time

De cuchillos, sangre y policía

Morrazo contra el suelo

Café “a la merde”

Como siempre estoy aquí para escucharos y que compartáis vuestras propias experiencias. También quedo abierto a sugerencias y para eso o bien lo dejáis en comentarios, por Twitter (@pablo24200) o para los más timidillos a mi correo: pablo.fabrega.75@gmail.com

Gracias por estar ahí.