Mike-6 NBQ

Cuanto más deseas una cosa, más parece costar conseguirla. Ese lluvioso día deseaba poner tierra de por medio pero fue esta misma la que me retuvo. Mi coche se quedó atascado en el barro. Ni la primera con dulzura, ni la marcha atrás con esperanza. En cada intento además el coche patinaba preocupantemente hacia un terraplén que acababa en el campo preferido de un toro de unos 800kg. El mismo que pacientemente me observaba pensando: “Dame una oportunidad tío, que verás que rápido te saco yo.”
Salía de una ganadería en la que, por motivos de bioseguridad, les había comunicado una restricción de movimientos para sus más de 500 cabezas al menos para los siguientes 4 meses. Noticia pocas veces bienvenida por parte del ganadero. Por tanto quería desaparecer de allí pero no era buena idea hacerlo bajo tierra o propulsado por un testarazo vacuno. Saqué el móvil de empresa para pedir ayuda pero no había señal. Misma suerte con el mío personal. Tocó volver a la granja y solicitar auxilio para salir del marrón (literal). Trajeron un tractor y sacaron mi coche de la trinchera improvisada. Mientras huía, pensaba en las posibilidades de quedarme atascado en esas carreteritas a las 5am sin cobertura de móvil y sin tractor a 2 millas a la redonda.
Esa semana me dio por comprobar la cobertura de los repetidores de señal de radioaficionados y sorprendido por la misma acabé escribiendo a varios clubs de la región y zonas colindantes. Un club de Gales se puso en contacto conmigo y no solo me explicó detalladamente cómo sacar la licencia sino que me ofrecía clases y material de estudio de manera gratuita. Había gato encerrado pero qué mejor que un veterinario para liberarlo. Así que acudí a su reunión quincenal preparado para ser sorprendido. Y efectivamente me sorprendieron: por su cálida acogida, ilusión de tener a un español mostrando interés por esa afición en tierras galesas y por su edad media. Seamos honestos. En tiempos de la tecnología 2.0 y de la fibra óptica, en la que con arrancar una aplicación gratuita del móvil haces videoconferencia con Australia en 10 segundos, ¿quién se interesa en obtener una licencia para acabar sintonizando una emisora y contactar en abierto con otro loco de las ondas? Por lo que pude comprobar no muchas personas nacidas a partir de 1940. Ellos querían sangre fresca y yo quería mi título de radioaficionado. Me quedé.

IMG_5567
Sólo 7 voltios y 5 vatios para buscar más oportunidades de ser rescatado en 30 millas a la redonda.
Dan, mi contacto, me presentó a la pandilla. Un grupo que de no ser por las canas los hubiese confundido con unos boy scouts por la ilusión, energía y por el brillo de sus ojos cuando me explicaban sus propias experiencias en las ondas. Tuve un momento de pánico pues me vi rodeado de varios chiquillos canosos hablándome a la vez mientras el más joven, equipado con un audífono, estaba en la consola que tenía a mi espalda intentando entrar en contacto a grito pelado con un radioaficionado francés.
Alistair saltó de entre la multitud, me agarró del brazo y me liberó de la turba mientras me señalaba con su mano temblorosa diciéndome que en 2 semanas me presentase al examen práctico que incluía el código Morse pues él me podía dar clases durante ese fin de semana.
“¿¿En dos semanas??” – Pregunté mirando el ritmazo que tenía su mano.
“Sí. Eres veterinario, por lo tanto tienes que ser inteligente”
Menuda deducción pero qué demonios, me lo tomé como un reto más que como un cumplido y acepté.

Punto, punto, raya, punto... puta raya que rallao acabo yo. Punto final.
Punto, punto, raya, punto… puto punto. Rallao voy a acabar yo. Punto final.
Temía que con su temblor de manos acabase yo transcribiendo el Aserejé de las Ketchup en vez del mensaje que pretendía transmitirme pero sorprendentemente su temblor paraba en el momento de posar la mano en el transmisor. Y me enseñó a leer código por el sonido de palabras enteras y no por la rápida transcripción de puntos y rayas. No se trata sólo de eso, sino de reconocer ciertos dee-dah-dah-dee-dit de los que consta un lenguaje protocolizado. Del mismo modo que cuando alguien nos dice “Hola” no pensamos en las letras que componen dicha interjección.

Así que me presenté al examen y cuando me comunicaron mi aprobado sentí un inmenso alivio, no por estar más cerca de mi título sino por no haberles defraudado.

Semanas después recibí mi certificado con el indicativo: M6NBQ. Ni que decir tiene que desde lo tengo, ¡no me he vuelto a atascar en el barro!

Comparte esta historia si también tienes aficiones que te mantienen joven como cualquier chiquillo con canas o si de vez en cuando dee-dah-dah-dee-dit.

VOCABULARIO:

– “Almost buddy, well done! Just pay attention this time” = No sólo no has dado ni una sino que te has inventado una nueva letra.

– “I hear what you´re saying” = No tengo ni idea de lo que acabas de decir.

Advertisements

El veterinario apurado – Recopilatorio

¡Me ha pillado el toro! Aunque afortunadamente esta vez estoy hablando de manera metafórica. Los habituales sabéis que suelo publicar con una frecuencia determinada pero también confieso que me dejo liar con facilidad y además hemos tenido un dulce parón en Semana Santa.

Un segundo de bajar la guardia y la tienes liada
Créditos para http://www.whatsmeme.com

Ya habéis sido varios los que me habéis tirado cariñosamente de las orejas por no actualizar el blog así que en vez de publicar a lo loco, mientras preparo una nueva entrada, prefiero hacer un recopilatorio de temas que hemos hablado y que espero sean de utilidad sobretodo para los nuevos suscriptores/seguidores.

Algunos temas tratados:

Características sobre la conducción en el Reino Unido:

Generalidades

Rotondas

Aparcamientos

Semáforos

¿Pensando en emigrar al Reino Unido? Algunos consejos:

Idioma. Recursos para hacer oído

No dejarse intimidar por el idioma. Sarcasmo.

¿Primer trabajo? Inscripción en la “Seguridad Social” británica

Sonríe. Estás siendo grabado

De compras

Porque no sólo Londres está en Inglaterra:

Skipton. Bolton Abbey

Y sí, porque a veces el “me ha pillado el toro” es literal:

Rodeo time

De cuchillos, sangre y policía

Morrazo contra el suelo

Café “a la merde”

Como siempre estoy aquí para escucharos y que compartáis vuestras propias experiencias. También quedo abierto a sugerencias y para eso o bien lo dejáis en comentarios, por Twitter (@pablo24200) o para los más timidillos a mi correo: pablo.fabrega.75@gmail.com

Gracias por estar ahí.

On the road with the show (IV) – Traffic lights

Igual que os digo que quien inventó los arcenes en las carreteras ni de lejos era británico ni pisó esta parte del globo, me juego algo a que sí lo fue quien inventó los semáforos. O al menos en el Reino Unido han sabido venerarlos con el respeto que merecen. Comento algunas características básicas de estos artilugios que en ocasiones hasta sirven para regular el tráfico (ya veréis por qué lo digo). Si pones atención hasta puedes ahorrarte algún susto en los cruces.

¿Pensando en conducir por el Reino Unido? Acostúmbrate a ésto.
¿Pensando en conducir por el Reino Unido? Acostúmbrate a ésto.

La diferencia básica respecto a la funcionalidad española radica en el significado de su código de colores. Aquí el amarillo significa “detente con seguridad” a diferencia del españolísimo “acelera capullo que se te cierra”. No miento. Esto lo llevan a cabo básicamente porque aquí conocen las ventajas que el significado “distancia de seguridad” aporta a la conducción no agresiva. De modo que cuando a punto de entrar en un cruce regulado por semáforos se te enciende el amarillo y miras por el retrovisor, te das cuenta en que la inmensa mayoría de ocasiones es seguro detener el vehículo.

Otro aspecto importante y que debes tener en cuenta a la hora de pillar el rosco en las carreteras británicas: la presencia del semáforo redundante. En España estamos acostumbrados a hacer el número de la tortuga con estreñimiento cuando paramos primeros en la línea y estiramos el cuello para ver si se ha puesto verde el semáforo ya que o bien hay que mirar el que tenemos en la vertical o el cabrón de la derecha. No te digo nada si encima se te ha colocado un autobús al lado tapándote la visión de este último. Aquí vas a encontrarte con un semáforo al otro lado del cruce que indica lo mismo que el que tienes al lado y va a facilitar las cosas. ¡Ojo! porque no solemos estar acostumbrados a él y al principio cuando cambias de dirección en un cruce y te encuentras un disco en rojo (es el redundante de los que ahora tienes a tu espalda) tiendes a frenar bruscamente. Estos semáforos te los vas a encontrar en las glorietas también y en ocasiones despista encontrarte un disco en rojo en medio de una rotonda delante de un carril de acceso a la misma. No confundáis los semáforos de dentro de las mega-rotondas en los que hay que respetar por muy español que seas.

El coche rojo se va a encontrar un disco rojo de girar a la izquierda: el mío.
El coche granate, de girar a su izquierda, se va a encontrar con un disco rojo: el mío redundante.

Tal es el cariño de los británicos por este artilugio que acaban desarrollando cierto síndrome de abstinencia y en aquellas carreteras en las que no disponen de alguno en varias millas, tienen que colocar de vez en cuando uno temporal (temporary traffic lights o símplemente temporary lights) Se supone que los instalan para llevar a cabo obras en la carretera y trabajar con arreglo a las normas de riesgos laborales pero es cierto que en ocasiones los he visto instalados debido a que un terruño del tamaño de la cabeza de un cócker spaniel ha invadido discretamente la calzada y se baliza para su posterior limpieza. Por lo tanto, se instalan 2 semáforos temporales y una serie de conos en densidad suficiente como para hacer rebotar a un Smart a 27mph. Es habitual por tanto encontrarte tramos de carretera con un solo carril, limitado por conos y regulado por temporary lights en el que además no ves un simple peón durante las 4 veces que pasas por ahí. Atención ya cuando te acercas a uno de éstos en un cruce improvisado y el cartel reza “4-way control” pues significa que sólo uno de los 4 accesos al cruce va a estar abierto en cada ocasión.

Cuando colocan un semáforo temporal te indican mediante un cartel dónde hay que parar en el caso de encontrártelo en rojo. Haz caso pues encima del semáforo hay un sensor de presencia (esa cajita que hay encima) que activará la secuencia para ponerlo en verde y si paras lejos o vas haciendo el ganso para darle tiempo a que se ponga en verde es posible que no lo haga en mucho tiempo. Hay una leyenda urbana en la que se dice que si le pones las largas lo activas a distancia pero no lo tengo yo claro.

Quieto parao, que hay una piña en la esquinita
Quieto parao, que hay una piña en la esquinita

Otra característica de los semáforos en el Reino Unido es que de rojo a verde hay un paso intermedio y se quedan encendidos a la vez los discos rojo y amarillo. Únicamente significa que se va a abrir el semáforo pues sólo se podrá sobrepasar con el semáforo en verde.

Fiesta.
¡Fiesta! Nótese el sensor de presencia, el cartel indicando dónde detenerse y la ausencia de peones.

Pues ya hemos revisado por encima las características secundarias de los semáforos en este país y paso a indicaros su verdadero objetivo: son las únicas referencias geográficas válidas y por las que vas a ser capaz de llegar a los sitios si preguntas. Haced la prueba, por favor, y si tenéis ocasión preguntad por algún local o parque y veréis como en algún momento os mencionan las traffic lights o en ocasiones únicamente lights. Estos torpedos tienen memorizados cada uno de los semáforos de su área y te harán llegar a tu destino si vas de semáforo en semáforo.

Comparte esta entrada si tú en las librerías españolas buscas el Código de Circulación en la sección de ciencia-ficción extrema por llevar términos como intermitente, respeto y distancia de seguridad o si tú el número de la tortuga con estreñimiento lo haces cuando abres latas de espárragos.

VOCABULARIO:

Traffic light = Punto de referencia geográfica fundamental para orientarse y ser orientado en el Reino Unido. Adicionalmente regula el tráfico mediante un código de colores.

– “With the greatest respect…” = Eres idiota

On the road with the show (II) – About the roundabout

Las glorietas en el Reino Unido merecen un capítulo aparte. No porque tengan dificultad por tomarse en el sentido contrario al que estamos acostumbrados, sino en la variedad de ellas y sus normas específicas que han de cumplirse si no quieres que te griten desde otro coche cosas tan malas como “You disappointed me!

Rotondaputada nivel: Te cagas en las bragas
Rotondaputada nivel: Te cagas en las bragas

Tomar una rotonda del revés es materialmente imposible, así que nos quitamos al menos una posible preocupación. En la inmensa mayoría de ocasiones, el carril de acceso a la glorieta te está colocando en la dirección que debes tomarla. Si es una rotonda mediana o grande, en la isleta central tendrás balizamiento indicando el sentido del baile. A no ser que tu instinto suicida te supere, déjate llevar y verás que todo va a salir bien.

Si te metes al revés en esta rotonda, háztelo mirar por un especialista
Si te metes al revés en esta rotonda, háztelo mirar por un especialista

A continuación comento de manera general las características de los tipos principales de glorietas:

Miniglorieta: Común en confluencias de calles no muy transitadas con un carril por cada sentido. Es como un cruce de toda la vida pero orondo, como si hubiese estado merendando bollicaos desde que nació. Aquí te encuentras en medio del cruce un punto blanco o un empedrado para indicar que se trata de una minirrotonda pero la cual puedes pasar por encima. Se acompaña de flechas pintadas en el suelo por si vas más atento del whatsapp que de la conducción. Como en todas, se deja pasar al que venga por tu derecha y no está de más que indiques tus intenciones con el intermitente.

IMG_3884
Miniroundabout

Figúrate que te encuentras una de éstas con 3 salidas y no viene nadie por tu derecha:
* Si vas a girar a la izquierda, indícalo y toma la rotonda como una normal. Permites al que espera a tu izquierda, iniciar su maniobra mientras tú sales silbando.
* Si vas a seguir recto, no indiques nada y ábrete ligeramente a la izquierda pero con la intención de pasar por encima del medio de la rotonda. Todo ok.
* Si vas a girar a tu derecha, indícalo con el intermitente y pasa deliberadamente por encima del medio de la rotonda. Si viene uno de frente, se va a esperar porque has puesto el intermitente de la derecha (porque lo has puesto, ¿no?)

En esta birria de rotondas como tu intención sea la de ir a la derecha y la hagas como una normal (abriéndote mucho y evitando tocar el centro) das la sensación de que vas a tirar por la primera salida y puedes encontrarte con que el resto inicia su marcha alocada. Susto.

Glorieta o rotonda de toda la vida (o casi): Es la más parecida a lo que te encuentras en España salvo por el sentido de la marcha. Suele tener un mínimo de dos carriles dentro de la glorieta y por tanto 2 carriles de acceso también. Aquí el juego comienza 50 yardas antes, leyéndote y entendiendo el cartel que indica la dirección a tomar pues de ello dependerá en qué carril deberás colocarte antes de entrar.

Roundabout. Nótese la indicación de velocidad máxima antes de entrar en ella.
Roundabout de un carril. Nótese la indicación de velocidad máxima antes de entrar en ella.

Así como regla general deberás:
* Si vas a tomar la primera salida, poner el intermitente, colocarte en el carril izquierdo de acceso y una vez que te cerciores que no se acercan cilcistas, coches, motos, caballos y demás por tu derecha, iniciar la marcha y tirar.
* Si vas a tomar la segunda salida, NO poner ningún intermitente, colocarte en el carril izquierdo de acceso y cuando sea seguro entrar, PERMANECER en el carril izquierdo. Superada la primera salida, poner el intermitente de la izquierda y salir como un boss. No acortes carriles a la española o acabarás tirando de boli para firmar el parte de accidentes.
* Si quieres ir por la tercera salida. Colócate en el carril de acceso de la derecha con el intermitente de la derecha. Inicia cuando sea seguro y mantente en el carril derecho de la rotonda. Mantén el intermitente hasta haber superado la segunda salida momento en el que puedes ir colocándote a la izquierda, siempre que lo indiques correctamente.
Éstas son reglas generales y deberás estar atento a las placas que indican en qué carril de acceso deberás colocarte (STAY IN LANE) para no ganarte un pitido o algo peor.

La madre de todas las glorietas: Estas son como miniciudades. Enlazan grandes avenidas, autopistas y señoras calles. Reguladas por semáforos e incluso dentro de las rotondas te encontrarás más semáforos e isletas. Así que la colocación en los carriles aquí es fundamental. Para ayudarte en la orientación, pintado en el pavimento se te indicará el carril correcto en el que debes colocarte así que apréndete la carretera a tomar (y su sentido: norte, sur…) y sigue la pista (A406(E), M6(N), M6(S), etc). Las indicaciones antes de entrar en ellas son preocupantemente caóticas a veces.

Asume esta información antes de entrar... Suerte maestro
Asume esta información antes de entrar… Suerte maestro

Común a todas ellas, indicar que la velocidad máxima a la que podrás circular en aquella carretera que elijas posteriormente, se te indicará ANTES de entrar en la glorieta. Toma ya. Así si antes de entrar en una rotonda, te encuentras la señal de (40) una vez que salgas de la rotonda no podrás superar esa velocidad. Si la placa no tiene número y es una franja gris, indica que podrás circular a la máxima para esa vía, por lo que si sales a una carretera de un carril para cada sentido será 60mph pero si acabas en una de dos carriles para cada sentido será de 70mph.

A partir de estas 3 modalidades básicas de rotondas, te puedes encontrar combinaciones de todos los tipos, colores y sabores. Es como si alguien muy enfadado con el mundo se hubiese dedicado a investigar el reflejo de los conductores colocando rotondas absurdas a modo de prueba y las hubiese dejado ya así para siempre. Así te puedes encontrar la “doble rotonda anillada con restricción de altura hacia el norte” cuya foto está al inicio de esta entrada, como que te encuentras “rotondas de salida centrípeta” como la que hay en la junction 7 de la M6 a la salida de Birmingham.

Rotonda de salida centrípeta
Rotonda de salida centrípeta

Comparte esta entrada si conoces a gente que sigue enfadada con el mundo a pesar de desayunar fibra todos los días o si te has calzado alguna vez algún bollicao a escondidas.

VOCABULARIO:

– “You’ll find a tricky roundabout on your way home” = Búscate ruta alternativa a tu casa si quieres llegar a la hora de cenar y con todos los dientes.

– “Quite good!” = Absolutamente terrible. Mucho peor de lo que esperaba.